Un proyecto inspirado en su entorno

La esencia de la tradición de una tierra singular imprime carácter a nuestras casas desde sus cimientos. Erigidas aprovechando un entorno espectacular, las 21 villas de “Petit Deià” son maravillosamente únicas. Fachadas de piedra autóctona, cerámicas, maderas nobles… todos los materiales empleados en su construcción conviven en perfecta armonía con el lugar. En cuanto a su estilo y las normas de conservación medioambiental, las villas cumplen con todas las licencias según las ordenanzas vigentes para el municipio.

«Petit Deià» es un “village” integrado con la naturaleza. Cada rincón del terreno ha sido respetado conservando los elementos propios de la región, desde los centenarios olivos replantados alrededor de cada vivienda, e incluyendo el cuidado y la limpieza del torrente que completa a la perfección este hermoso paisaje de Deià.
Cada villa es un guiño a la belleza natural de Mallorca. La luz del Mediterráneo las ilumina, dotando cada hogar de un ambiente natural y acogedor. En estas amplias estancias de diseño, disponibles de dos o tres plantas, conviven el confort y la tecnología, complementando sin fisuras este paisaje único en la isla.

Las fachadas de piedra y las persianas típicas mallorquinas dan unidad al conjunto, mas cada villa tiene su estilo distintivo. Son privados los accesos a las viviendas, y los propietarios disponen de una piscina comunitaria integrada al corazón de este increíble lugar, cuyos pintorescos senderos conducen a una de las calas más bellas del municipio de Deiá.